Con la tecnología de Blogger.

jueves, 22 de septiembre de 2016

De boda. Como una reina.

6 comentarios



Pues sí, así iba yo el pasado sábado con mi falda-bodil handmade. ¿Se puede estar más orgullosa de algo hecho con tus manos?



La historia empezó hace meses, cuando vi una foto preciosa de un look para bodas que me encantó:
 
 
 
 
Cogí la idea pero no sabía cómo llevarla a cabo. En un grupo de costura de Facebook planteé la duda: ¿se hace como falda circular? ¿se corta en redondo? Y me dieron la idea: doble de largo de la tela que el ancho de cintura y fruncida. 

La tela fue flechazo y oportunidad en las ofertas de la semana de Ribes&Casals. Elegí dos porque no sabía cuál me gustaría más.  Al tenerlas delante elegí la oscura. Las dos son geniales y el precio.... 3.5€ el metro. ¿Se puede pedir más?
 
 

Compré también forro porque me vine arriba y pensé que, ya puestos... la forraba, y así le daría todavía algo más de volumen. 


 
No ha sido especialmente complicado. Tuve varios "momentos-autoaprendizaje" gracias a este proyecto. 

El 1º: elegir la forma de fruncir. Podía hacerlo con la remalladora... Podía hacer 'tablas'.... Pero al final opté por fruncir con la máquina la tela exterior y con remalladora la interior. Así podía cuadrar bien las medidas de ambas telas y escoger el efecto del frunce deseado en la exterior.




El 2º: la cremallera invisible. Todo un reto. Llevo varias y nunca he logrado que me salga bien. En esta ocasión descubrí por qué... ¡¡¡Resulta que son cremalleras diferentes!!!!! Ainsssss. Yo intentaba seguir la técnica pero con cremalleras normales. Claro, así me pasaba que siempre se veía el carro de la misma. Esto me ha abierto un mundo. Madre mía, está claro que ser autodidacta es un camino a veces largo pero firme XD, de los errores se aprende mogollón.

Y el 3º y final, la cinturilla. Más o menos lo tenía controlado de alguna otra ocasión. Esta vez solo tuve que consolidar lo aprendido y ajustar bien el cierre a la altura de la cremallera para que todo quedase impecable. 

Llegados aquí... lo más difícil en este proyecto, aunque es algo absurdo: el bajo. Cogerse el bajo a una misma es imposible. Las ayudas en casa no eran muy habilidosas (el churri tirado en el suelo cogiendo la tela con alfileres, con más voluntad que habilidad...). Al final usé el método de prueba y error... iba metiendo, y probando la falda. Varias veces. En ocasiones hilvanando.... Un poco tedioso pero no iba a estropear el asunto al final, así que el esfuerzo mereció la pena. 

Tuve duda entre combinarlo con rosa o con negro.



Al final ganó el negro. 



 
¿Tenéis muchas bodas este año? ¿Os habéis cosido algo para ir de boda?
Yo es la segunda vez que lo hago y me encanta. 

Ahora aprovecharé para darme una vuelta por la RUMS... a ver si ya salen ideas de otoño. 
 

El desván de Miss Thirty Copyright © 2012 Design by Ipietoon Blogger Template